Toda la Diputación de Alicante mira hacia San Fulgencio

El PP frena la dimisión de Miguel Zaragoza para que no peligre su gobernabilidad con la entrada del alcalde Carlos Ramírez

- Escrito el 29 marzo, 2018, 2:00 pm
10 mins

El pasado mes de noviembre Carlos Ramírez, alcalde popular de San Fulgencio, era condenado por el juzgado a ocho años de inhabilitación para desempeñar cargos públicos. Según el juez, el regidor en 2011 había entregado dinero público (195.000 euros) irregularmente a un club deportivo creado y gestionado por el Ayuntamiento.

El magistrado consideró que esta actuación administrativa había sido “grosera y aberrante” pues constituía una subvención “arbitraria, desviada y manifiestamente ilegal”.

No obstante, Ramírez no renunció a su cargo y recurrió esta sentencia ante la Audiencia Provincial. “Yo no soy corrupto, he sido condenado por un asunto administrativo. Confío plenamente en la Justicia y estoy convencido que mi recurso se resolverá positivamente” declara a este periódico.

Renuncia al PP

Al conocer esta sentencia, el alcalde Carlos Ramírez sí decidió abandonar la militancia en el Partido Popular. “No quería dañar la imagen del partido, así que opté por echarme a un lado mientras que la Audiencia resuelve mi recurso” manifiesta.

Aún así, el Partido Popular exigió a Ramírez que también renunciara a la alcaldía. Desde la dirección se amenazó con expulsar a los concejales populares que apoyasen su gobierno. Sin embargo, cinco de los seis ediles optaron por mantenerse al lado de su alcalde. “Fue una decisión muy valiente por su parte, les agradeceré siempre su lealtad” nos declara el regidor.

El PP cumplió sus advertencias y finalmente los cinco fueron expulsados del partido. “Somos completamente contundentes exigiendo responsabilidades a nuestros propios miembros”, señaló el coordinador popular en la provincia, Rafael Candela.

Decide UPyD
«Mantengo mi apoyo a Ramírez porque el PSOE en San Fulgencio es un partido corrupto» J. Noche (concejal UPyD)

El pleno municipal de San Fulgencio consta de 13 concejales. En las elecciones municipales el PP obtuvo siete ediles y el PSOE sacó dos. Los partidos independientes PIPN y APSFU lograron dos y un escaño respectivamente. El asiento restante, fue a parar a UPyD.

“Fuimos el único partido que logró una mayoría absoluta en toda la comarca”, presume Carlos Ramírez. Sin embargo, a partir de noviembre perdieron a Manuel Gómez, único concejal que permaneció fiel a las siglas del PP y pasó por tanto a la oposición.

Aún así los concejales en el gobierno (ahora como ‘no adscritos’) mantuvieron la mayoría absoluta en el pleno gracias al apoyo de Joel Noche, representante de UPyD, que ejerce de concejal de Juventud, Medio Ambiente y Urbanizaciones.

“Fue un dilema difícil. Me planteé seriamente retirar el apoyo al Alcalde, pero la alternativa me parecía peor aún. Aquí el PSOE es un partido con lazos extremos con la corrupción, mientras que Carlos Ramírez solo ha sido condenado por un tema puramente administrativo”, nos explica Noche al periódico AQUÍ.

Pasado oscuro de la oposición

Efectivamente la exalcaldesa socialista Trinidad Martínez se encuentra condenada a 17 meses de cárcel por permitir construir bloques de edificios en suelo reservado para viviendas de deportistas.

El juzgado también condenó a varios concejales, entre ellos a Mariano Martín, actual portavoz del APSFU y que hace meses que no asiste a ningún pleno. Por otra parte el portavoz vigente del PSOE es Alejandro Sempere quien, según nos cuenta Joel Noche, es yerno de Trinidad Martínez.

“Tengo claro que no voy a dejar gobernar a estas personas. La opción alternativa a Ramírez era montar un pentapartito con muchos individuos marcados por la corrupción. El PSOE y los otros dos grupos independientes también han estado inmersos en estos turbios asuntos”, explica el portavoz de UPyD.

Desde este periódico también hemos tratado de contactar con el PSOE de San Fulgencio para que pudiera exponer su versión de los hechos, pero no hemos obtenido respuesta.

Diputación

Este asunto local se convirtió en provincial cuando el diputado popular Miguel Zaragoza (exalcalde y actual edil de Santa Pola) fue detenido el pasado 28 de febrero por un presunto fraude de 100.000 euros en una clínica médica.

Según la investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), el ayuntamiento santapolero podría haber perdonado irregularmente un alquiler a esta clínica a cambio de contratar a la hermana del entonces Alcalde. Se da la situación que el marido de esta persona, Jorge Peiró, también era concejal por el PP.

Miguel Zaragoza se negó a declarar, quedando en libertad con cargos. Además, también está pendiente de juicio por supuesta prevaricación medioambiental en el caso conocido como ´el embarcadero de Lucía`.

Dimisión paralizada
Si Miguel Zaragoza dimite, el PP perdería un escaño en la Diputación

Tras su detención, Zaragoza comunicó al presidente provincial César Sánchez su intención de dimitir como diputado en virtud del código ético interno del Partido Popular.

Sin embargo el grupo popular frenó rápidamente esta renuncia ya que su asiento en el escaño precisamente caería en el alcalde sanfulgentino Carlos Ramírez, primer suplente en la lista electoral.

En caso de producirse este relevo, el Partido Popular perdería la mayoría absoluta en el pleno de la Diputación, incluso sumando el apoyo de Fernando Sepulcre (diputado no adscrito expulsado por Ciudadanos que suele votar a favor del PP en los temas de mayor relevancia).

Ramírez no renunciaría
«No voy a renunciar a la Diputación, no sería lógico teniendo aún pendiente un recurso judicial» C. Ramírez (alcalde San Fulgencio)

Tras perder importantes ciudades como Alicante, Elche o Torrevieja; la Diputación es el principal gobierno de la provincia que conservan los populares después de las elecciones municipales de 2015.

“Para mí sería una bonita responsabilidad ser diputado provincial” nos comenta Carlos Ramírez, quien asegura que no tiene ninguna intención de renunciar a este puesto en caso de tocarle ejercerlo.

“No es lógico que una persona dimita cuando la condena está sin resolver. Imagina que yo dejo la alcaldía y el puesto en Diputación, y luego la Audiencia me absuelve”, sentencia Carlos Ramírez.

Pérdida de la mayoría

Aún así, se hace descabellado pensar que el gobierno popular en la Diputación pueda estar realmente en peligro. Para ello sería necesario que todos los diputados de la oposición se unieran en una moción de censura. “Yo siempre votaré lo mejor para San Fulgencio y la Vega Baja, aunque quiero recordar que he estado 28 años militando en el PP” afirma Ramírez.

No obstante, esta entrada si podría complicar sacar adelante algunas votaciones al gobierno provincial, pues ya no le valdría con convencer simplemente a Fernando Sepulcre.

Joel Nochel, concejal de UPyD, ve todo este asunto como una gran oportunidad para su municipio. “Creo que sería muy positivo para San Fulgencio. Si tenemos a nuestro alcalde en la Diputación tal vez se acuerden más que esta localidad existe entre Elche y Orihuela”, nos explica.

Pendientes de Miguel Zaragoza

Al cierre de esta edición el santapolero Miguel Zaragoza permanece como diputado provincial, a la espera de ver cómo evoluciona su investigación.

Precisamente este mes de marzo el Partido Popular de la ciudad de Alicante presentó una moción de censura contra el alcalde socialista Gabriel Echávarri. La portavoz de Ciudadanos, Yaneth Giraldo, apuntó que su formación podría apoyar dicha moción si los investigados populares Miguel Zaragoza y Bernabé Cano abandonasen sus cargos de diputados provinciales.

“Lo primero que debe hacer el PP, si quiere nuestros votos, es limpiar la Diputación de Alicante” declaró Giraldo.