Maltrato ´consentido` y sin sentido

Parece mentira que en esta sociedad, supuestamente concienciada sobre la violencia de género y sobre los maltratos físicos y psíquicos tanto en la familia, como en el trabajo, etc. tengamos que seguir, año tras año, viendo el maltrato físico y psíquico camuflado en eso que dan por llamar novatadas

- Escrito el 04 octubre, 2017, 4:43 pm
6 mins
Editorial del Director de  AQUÍ Medios de Comunicación, Ángel Fernández

Un maltrato por el cual todos los años hay muertos, heridos, personas que abandonan su futuro e ilusiones por no ser capaces de superar la situación, y todo porque unos pocos energúmenos consideran que deben reírse (ellos lo llaman preparar) de los que llegan solo por eso, por ser nuevos.

Una sociedad dormida

Y la sociedad permanece en cierta forma dormida, aletargada. Si mañana uno de estos jóvenes entra en una empresa a trabajar y por ser nuevo le hacen ir a cuatro patas, beber hasta caer en un coma etílico o le subastan desnudo/a al resto de sus compañeros… ¿qué diría entonces esa misma sociedad? Evidentemente juzgarían con toda la dureza que se merecen esos actos y a quienes les hubieran realizado o permitido. ¿O iban a admitir eso como un acto de iniciación para poder trabajar en esa empresa ´más integrado`?

Es del todo incomprensible que se juzgue a unos padres por quitar el móvil a un hijo rebelde o porque le peguen una torta, y que en cambio luego esos mismos moralistas incluso justifiquen las novatadas bajándolas al nivel de broma entre jóvenes.

No puedo estar más de acuerdo con la expresión de la psicóloga Ana Aizpún que, ante unas imágenes de estas novatadas, decía: “Esto no es integrar, es maltrato puro y duro, sin cortapisas”. Algunos testimonios son verdaderamente estremecedores, como el alumno que ha confesado que le pidieron que bebiera agua del servicio de un bar que tenía resto de excrementos.

Miedo a denunciarlo

Y nos encontramos con el principio que hace años se repetía para alejar a las mujeres de sus maltratadores o para que pusieran en conocimiento aquellas que había sido violadas: que denuncien. Pero al igual que pasaba entonces, y sigue ocurriendo desgraciadamente en muchas ocasiones, cuando hablas con muchos de estos llamados novatos te confiesan que estarían dispuestos a recibir ellos la sanción con tal de que no la reciban quienes les han agredido.

Esto es algo que no ocurre exclusivamente en España, todos hemos visto las películas americanas, que suelen ser un fiel reflejo de la forma de actuar de una sociedad, e incluso están catalogadas como cómicas esas en las que aparecen hermandades humillando a personas por el mero hecho de ser nuevos en un sitio. Claro, que en estas en efecto siempre se integran todos y todo acaba bien, y por lo tanto parece justificar aquello de “el fin justifica los medios”.

Muertes y humillaciones

Sin ir más allá en el tiempo, este mes moría una estudiante de sólo 18 años en Louisiana por una novatada que le llevo a la intoxicación etílica. Pero sin irnos tan lejos, también hace unos días daban la vuelta a toda España las imágenes de la Universidad de León, en la especialidad de Inef, haciendo que los novatos se desnudasen para subastarles y pujar para tenerles como esclavo o esclava una semana.

Pero, ¿qué tienen las novatadas para que algo que nunca sería aceptado en ninguna de las capas de la sociedad sea defendido por muchos? Hay que tener en cuenta que en una gran cantidad de universidades no están prohibidas. ¿Qué valores se les enseña permitiendo la burla y humillación a otras personas por el único motivo de ser nuevos -o por cualquier otro, evidentemente-?

Como justificación a las muchas atrocidades que se comenten, algunos estudios psicológicos llegan al extremo de alabarlas argumentando que “personas que pasan por situaciones traumáticas de manera colectiva muestran vínculos más fuertes y mayor generosidad hacia miembros del mismo grupo que aquellos cuyas experiencias de iniciación fueron comparativamente más moderadas”… pues nada, con comentarios bárbaros como estos justifiquemos la violencia para tener gente más entregada, y cuanto mayor sea ésta, mayor será su entrega.

Sin olvidar Cataluña

Por cierto, y para los que piensen que en esta editorial me he olvidado de lo que está ocurriendo en Cataluña y que he desviado el tema, les recomiendo que lean en esta misma web la opinión de Eduardo Martín en el artículo titulado ´España cainita`. Estoy de acuerdo con las apreciaciones que hace y en desacuerdo con las provocaciones sistemáticas e innecesarias, provengan de donde provengan y se quieran justificar como se quieran justificar.

Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor. En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.
Siguiente noticia