Los renacidos Moros y Cristianos de Orihuela vuelven a la carga

Del 15 al 21 de julio la ciudad acogerá estas fiestas que combinan tradiciones centenarias con otras más modernas y distintas

- Escrito el 02 julio, 2018, 7:00 pm
8 mins

La provincia de Alicante tiene una enorme tradición de Moros y Cristianos. Aunque las más famosas quizás son las que celebran en Alcoy durante el mes de abril, la gran mayoría se suelen dar en verano. No en vano, durante este mes podemos disfrutarlos en lugares como Albatera, Almoradí, Jávea o el barrio alicantino de San Blas.

A partir del próximo día 15 de julio también arrancarán las de Orihuela. Unas fiestas que apenas tienen unas cuatro décadas de historia (en su formato moderno) pero que ya han conseguido consolidarse como unas de las más destacadas de la Costa Blanca.

Historia

Los Moros y Cristianos de Orihuela, tal y como los conocemos hoy en día, son una fiesta relativamente joven. No obstante, a la vez esconden una enorme tradición que se remonta hasta la Edad Media.

Para entender bien el origen debemos remontarnos al siglo XIII, cuando el rey aragonés Jaime II logró reconquistar la ciudad del dominio musulmán. Aquello ocurrió un 17 de julio (algunas fuentes discrepan con el año), y desde entonces Orihuela pasó a formar parte del Reino de Valencia y la Corona de Aragón.

En los siguientes años se siguió conmemorando esta importante batalla todos los 17 de julio. Se daba la circunstancia de que, a pesar de la reconquista, muchos musulmanes continuaron habitando en la ciudad e incluso participaban en estas recreaciones.

El Día del Pájaro

Hacia finales del siglo XIV se creó un estandarte para simbolizar esta conmemoración, conocido como la Gloriosa Enseña del Oriol. Es una de las banderas más antiguas de España, y está coronada por un pájaro oriol de plata, el ave que es símbolo de la ciudad de Orihuela.

El primer oriol original desgraciadamente desapareció durante la Guerra de Sucesión en el siglo XVIII. Por aquel entonces se talló otro de madera para sustituirlo, hasta que en 1732 el orfebre oriolano Miguel Ruvira realizó el que se sigue usando actualmente.

Con el paso de los siglos, los oriolanos han denominado popularmente a este desfile como ‘el Día del Pájaro’. La Gloriosa Enseña del Oriol es expuesta en el balcón del Ayuntamiento, para luego ser bajada a la calle y circular por la ciudad a modo de procesión.

Durante el resto del año la bandera permanece guardada e incluso hay una ordenanza municipal que prohíbe su reproducción. Aún así, en contadísimas ocasiones el Oriol ha visto la luz fuera del Día del Pájaro, cómo en las visitas reales a Orihuela o cuando la patrona local Nuestra Señora de Monserrate fue coronada canónicamente en 1926.

Recuperación de la tradición
Aunque las fiestas actuales nacieron en 1974, giran en torno al Día del Pájaro, una tradición de la Edad Media

Aunque el desfile del Día del Pájaro nunca llegó a dejar de celebrarse, las recreaciones de la batalla de la Reconquista fueron perdiéndose a lo largo de los siglos. Especialmente a raíz de que Orihuela se quedó sin moriscos en 1609, tras su expulsión de España por orden de Felipe III.

Hubo que esperar muchos siglos para que a cinco vecinos oriolanos se les ocurriera recuperar esta tradición medieval y de paso crear toda una fiesta de Moros y Cristianos alrededor del Día del Pájaro.

La idea nació en una reunión celebrada en una conocida librería, en 1974. Allí los presentes escribieron la que se considera el acta fundacional de las fiestas modernas. Por aquel entonces se crearon las cuatro primeras comparsas, dos moras y dos cristianas.

La Retreta
En la Retreta los oriolanos desfilan vestidos de los disfraces más divertidos, como si fuera Carnaval

Desde entonces el número de comparsas no ha cesado de aumentar, hasta que hoy en día encontramos diez agrupaciones moras y otras ocho cristianas. Todas ellas desfilan durante las fiestas, en la Ofrenda de las Flores, el Día del Pájaro, y los días asignados a las entradas mora y cristiana.

Además, desde hace años también se celebra el divertido desfile de la Retreta, en el que los vecinos se disfrazan, como si de Carnaval se tratase, de payasos, presidarios, animales, personajes del cine y la televisión, o lo que cada cual quiera. Sin duda la parte más ´gamberra` de la fiesta, y la preferida especialmente por parte de muchos niños de la ciudad.

Por las noches las comparsas se abren a todos los visitantes que quieran disfrutar de la fiesta

Por la noche, como no podía ser de otra manera, todas las comparsas montan sus fiestas con música, cena, baile y bebida. A diferencia de otras fiestas de la provincia, aquí los rincones están abiertos y cualquiera puede apuntarse al sarao.

Historia, folclore y fiesta

En definitiva, los Moros y Cristianos de Orihuela son unas fiestas que resultan muy interesantes desde diferentes puntos de vista: el histórico, el folclórico y el festivo.

Por un lado, históricamente el Día del Pájaro es uno de los acontecimientos más señalados de la Costa Blanca y gira alrededor de una reliquia de incalculable valor como es la Gloriosa Enseña del Oriol.

Además, para todos aquellos amantes de los desfiles de Moros y Cristianos, los trajes de las comparsas oriolanas han evolucionado mucho hasta convertirse en unos de los más originales y coloridos que existen. De hecho, el año pasado fueron declaradas como fiestas de Interés Turístico Nacional.

Y en cuanto a la juerga se refiere, especialmente durante el fin de semana, encontramos numerosos rincones abiertos a todo el mundo para cenar, beber y bailar en las calles. Por todo esto, cada vez son más los que acuden desde otros puntos de la provincia de Alicante o Murcia para disfrutar de estas fiestas.

PROGRAMACIÓN

15 de julio > Ofrenda floral

16 de julio > Exposición de la Gloriosa Enseña del Oriol

17 de julio > Día del Pájaro y desfile infantil

18 de julio > Guerrilla de la pólvora y toma del castillo

19 de julio > Retreta

20 de julio > Entrada cristiana

21 de julio > Entrada mora