Las redes sociales, una adicción desmedida

El uso abusivo y descontrolado de las nuevas tecnologías ha provocado la aparición de nuevas dolencias fisiológicas y psíquicas

- Escrito el 01 octubre, 2017, 12:34 pm
5 mins

Antes era un mundo nuevo y desconocido. La tecnología generaba desconfianza, la sociedad no comprendía cómo, de repente, Internet solucionaba prácticamente la totalidad de sus problemas. Algunos se mostraban reacios a adaptarse al nuevo mundo. Poco a poco, las nuevas tecnologías se fueron abriendo camino en nuestras vidas hasta convertirse en un elemento necesario, imprescindible. No es que las usemos, es que muchos ya no pueden vivir sin ellas. Para bien o para mal, las redes sociales han revolucionado el mundo tecnológico y la comunidad va sumando cada día más adeptos, ansiosos por descargarse las nuevas aplicaciones, crearse nuevos perfiles, subir fotos y compartir momentos con los miles de amigos virtuales. Nadie pensaría que además de facilitarnos la vida, las redes sociales nos la podrían complicar mucho más de lo que creemos.

Las enfermedades de las nuevas tecnologías
La revista médica ‘The Lancet’ acuñó el término ‘whatsappitis’ para referirse a la tenosinovitis, una enfermedad que provoca dolor articular en los dedos y las manos

Hoy en día todo está al alcance de nuestra mano gracias a la tecnología. Un ligero movimiento de mano y, con tan solo un clic, somos capaces de realizar multitud de tareas en tan solo unos segundos. La comodidad que esto supone es una de las razones principales por la que muchas personas viven pegadas a su smarthpone, su aliado, su fiel compañero. Pero como todos los excesos son malos, el uso abusivo de la tecnología también lo es. En los últimos años han proliferado nuevas enfermedades relacionadas con el uso incontrolado de las nuevas tecnologías. En algunos casos, se trata de dolencias físiológicas, pero en otros, el problema va más allá. El uso abusivo y descontrolado de la tecnología provoca la aparición de enfermedades relacionadas con comportamientos piscológicos anormales que pueden ir desde la depresión hasta el trastorno obsesivo compulsivo.

La revista médica ‘The Lancet’ acuñó el término ‘whatsappitis’ para referirse a la tenosinovitis, una dolencia provocada por una utilización excesiva de la aplicación. Esta enfermedad provoca una inflamación del tendón de la mano y de la membrana sinovial que lo recubre y afecta sobre todo a los pulgares. Los síntomas: dolor articular, entumecimiento de los dedos, sensación de hormigueo… ¿Los reconoces?

Provocan adicción y dependencia 

Ellas también son las responsables de los trastornos del sueño. Antes de irnos a dormir, solemos echar un último vistazo a las redes sociales. Grave error. Este acto, aparentemente inofensivo, puede resultar tremendamente perjudicial para la salud,  ya que la luz emitida por las pantallas de los móviles, no solo dificultan la conciliación del sueño, sino que además, diversos estudios han constatado que la calidad de este es mucho peor. Por la mañana estaremos más cansados y somnolientos, pero seguramente, lo primero que haremos al despertarnos sea consultar las redes sociales, una vez más.  Es un hecho. Antes de salir de casa, palpamos nuestros bolsillos en busca del teléfono móvil. Esta acción puede derivar en un trastorno obsesivo compulsivo denominado nomofobia, un temor irracional a perder el móvil. Y ¿quién no ha padecido el síndrome de la llamada imaginaria? De repente, escuchamos sonar nuestro teléfono y  corremos a cogerlo, para nuestra sorpresa, nadie nos llamaba.

Están en nuestras vidas, no podemos ignorarlas, ni dejar de utilizarlas. Sabemos que las redes sociales nos facilitan y nos limitan la vida. Hay quien trata de resistirse, pero los movimientos son inconscientes. Apretar el icono, actualizar la página y dejar que las novedades de Twitter, Facebook o Instagram absorban nuestra mente.

Noticia anterior

Siguiente noticia