La legislatura del caos en los ayuntamientos alicantinos

Repasamos cómo han evolucionado los ayuntamientos alicantinos desde las elecciones municipales de 2015

- Escrito el 03 mayo, 2018, 12:00 pm
37 mins

Queda un año exactamente para las próximas elecciones municipales, en principio programadas para el 26 de mayo de 2019 y que coincidirán tanto con las autonómicas como con las europeas.

Si por algo se caracterizaron los pasados comicios de 2015 es que, salvo contadas elecciones, las mayorías absolutas desaparecieron del mapa. Cada localidad es un mundo, y en este periódico hemos querido hacer balance de cómo marchan los ayuntamientos de la provincia de Alicante desde entonces.

Alcaldes que ya no están, concejales que se cambiaron de bando, tripartitos, cuatripartitos, pentapartitos… De todo hemos podido ver a lo largo de nuestra provincia en esta agitada legislatura.

ALICANTE (330.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (6 concejales), Guanyar (6) y Compromís (3)

Oposición: PP (8) y Ciudadanos (6)

Alcalde: Gabriel Echávarri (PSOE)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PP (8)

Oposición: PSOE (6), Guanyar (5), Ciudadanos (5), Compromís (3) y no adscritos (2)

Alcalde: Luis Barcala (PP)

Inestabilidad en Alicante

Si hay una localidad donde la inestabilidad ha sido santo y seña de la política local, esa es la capital de la provincia. Todo comenzó en junio de 2015 cuando el socialista Gabriel Echávarri era investido nuevo alcalde, acabando así con 20 años consecutivos de dominio del Partido Popular.

El PSOE tuvo que unirse con Guanyar (una colación de Esquerra Unida con Podemos) y Compromís para que salieran las cuentas. Sin embargo, desde el principio empezaron los problemas. Los desencuentros entre las tres agrupaciones del tripartito se hicieron cada más públicos e evidentes.

Las cosas se torcieron aún más cuando Guanyar echó de la formación a una de sus ediles, Nerea Belmonte, supuestamente por adjudicar contratos a personas de su afinidad desde su concejalía de Acción Social.

Belmonte se negó a dimitir como concejala, quedándose en la oposición como no adscrita y dejando al tripartito en minoría numérica (14 concejales contra 15). Por otro lado, el edil Fernando Sepulcre también fue expulsado de su partido, en este caso Ciudadanos, por otras presuntas irregularidades.

El alcalde procesado
El tripartito de Alicante se rompió en 2017, cuando Guanyar y Compromís abandonaron el gobierno en protesta contra el alcalde Gabriel Echávarri

La situación llegó a un punto límite cuando el alcalde Echávarri fue imputado y luego procesado judicialmente por supuestas irregularidades fraccionando contratos en el área de Comercio, y también por un despido presuntamente improcedente de una trabajadora municipal (que para más inri, es familiar del portavoz popular Luis Barcala).

Tanto sus compañeros de gobierno como los partidos opositores pidieron la dimisión de Echávarri. Como ésta no llegó, Guanyar y Compromís abandonaron el gobierno en señal de protesta.

Los socialistas se quedaban solos gobernando con 6 concejales, en un pleno de 29 ediles. Una situación insólita en la historia municipal de Alicante. Llegados a este punto, el regidor Gabriel Echávarri acabó haciendo efectiva su dimisión el pasado mes de marzo.

Montesinos no logra mayoría

En el pleno de investidura las formaciones del antiguo tripartito votaron a favor de la socialista Eva Montesinos como nueva alcaldesa. Por el contrario tanto PP como Ciudadanos lo hicieron a favor de sus propios candidatos, mientras que los dos ediles no adscritos Belmonte y Sepulcre votaron en blanco y nulo respectivamente.

Montesinos se quedó con 14 votos, a tan solo uno de la mayoría absoluta. Según la ley, en tal caso la alcaldía debe recaer en la lista más votada. Dicho cargo fue a parar, por tanto, al popular Luis Barcala.

Aquel suceso acaparó la atención de los telediarios de toda España. La mayor parte de las críticas se centraron en la concejala Nerea Belmonte, quien incluso tuvo que abandonar escoltada el Ayuntamiento.

El factor Belmonte
«Es trágico que el PP haya acabado recuperando el Ayuntamiento gracias al voto de una tránsfuga» V. Domínguez (Guanyar Alacant)

“Es trágico que el PP vuelva a gobernar Alicante. Una tránsfuga nos ha robado todo el trabajo, esfuerzo y los votos que obtuvimos” nos comenta Víctor Domínguez, concejal de Guanyar Alacant.

Para Domínguez este suceso “es comparable al de Eduardo Tamayo en Madrid o Maruja Torres en Benidorm. Es un caso deleznable de transfuguismo. Nerea Belmonte fue apartada de nuestro grupo municipal por un comportamiento poco ético y debería haber dejado su acta inmediatamente”.

La concejala popular Marisa Gayo (nueva edil de Deportes, Comercio y Sanidad) admite que no es la forma ideal cómo les habría gustado recuperar el gobierno local. “La decisión de Belmonte nos sorprendió a todos. Lo más lógico habría sido apoyar al tripartito”.

No obstante, Gayo pide respeto hacia dicha decisión. “Estoy escuchando auténticas barbaridades sobre ella. Cuando les interesaba para pactar era una concejala no adscrita y ahora dicen que es una tránsfuga. En vez de descargar toda su ira sobre Nerea Belmonte, el antiguo tripartito debería de ser más autocrítico. Ellos son los culpables de haber llegado a esta situación”.

Ciudadanos se desmarca
«El Ayuntamiento de Alicante ha sido un circo total. Tenemos que acabar ya con este espectáculo tan lamentable» M. Gayo (PP Alicante)

Vicente Buades de Ciudadanos también culpabiliza al gobierno saliente. “El tripartito se dedicaba a pelearse por los pasillos en vez de gobernar. Las cosas no salían hacia adelante ni se solucionaban los problemas de la ciudad”.

El concejal de la formación naranja nos explica por qué rechazaron apoyar a la socialista Montesinos. “Solo nos contaban el cuento del miedo. O nos votáis a nosotros, o vuelve el lobo. En política hay que ofrecer algo más, un proyecto para la ciudad. No podíamos votar a favor de volver al tripartito de la parálisis” sentencia Buades.

Así pues, el Ayuntamiento alicantino encara su último año de legislatura con un nuevo alcalde. “Hasta ahora todos los partidos hemos dado un espectáculo lamentable a los ciudadanos. Yo me he ido de algún pleno con auténtica vergüenza. En adelante esperamos que se acabe el circo y trabajar solo para la ciudad” promete la popular Marisa Gayo.

ELCHE (227.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (8 concejales), Compromís (4) e Ilicitanos (2)

Oposición: PP (9), Ciudadanos (3) y Partido de Elche (1)

Alcalde: Carlos González (PSOE)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PSOE (8 concejales), Compromís (4) y Partido de Elche (1)

Oposición: PP (9), Ciudadanos (3) e Ilicitanos (2)

Alcalde: Carlos González (PSOE)

Aguas revueltas en Elche

En Elche las aguas no han navegado tan revueltas como en la capital de la provincia, aunque también aquí han tenido sus más y sus menos en el Ayuntamiento.

Tras una legislatura con la popular Mercedes Alonso como alcaldesa, el PSOE logró recuperar el Ayuntamiento merced a un tripartito. En este caso, el candidato socialista Carlos González logró los votos favorables de Compromís y del partido local Ilicitanos por Elche en su investidura.

“Preferimos apoyar al PSOE antes del PP porque elaboramos un proyecto conjunto que nos convencía. Por ejemplo, teníamos una opinión parecida respecto al futuro del Mercado Central y estábamos muy lejos de los pareceres que tenía Mercedes Alonso” nos comenta Fernando Durá, concejal de Ilicitanos.

Ruptura del tripartito
En Elche el tripartito se rompió en menos de un año. Desde entonces el gobierno municipal ya no tiene mayoría absoluta

Sin embargo, en apenas nueve meses el tripartito ya se había roto. Ilicitanos decidió salirse del gobierno por desencuentros con PSOE y Compromís.  “Los socialistas dieron un giro total en el tema del Mercado, acabó echando a los placeros a la calle como pretendía el PP”.

Durá también aduce más promesas incumplidas. “Acordamos bajar el IBI, pero cuando redactaron los presupuestos de 2016 vimos que dicha bajada no constaba. Tuvimos que hacer presión para conseguirlo. Encima nos encontramos con zancadillas constantes a nuestros propios proyectos en las concejalías que gestionábamos. En Turismo queríamos hacer una playa para perros, y el alcalde nos la tumbó”.

La formación compuesta por Cristina Martínez y Fernando Durá llegó a sentirse que estaban “perdiendo el tiempo” en el gobierno. “Nosotros no le tenemos apego a ningún sillón, así que decidimos pasar a la oposición”.

Entra el Partido de Elche

Aunque PSOE y Compromís lograron convencer al Partido de Elche de entrar en el gobierno, desde entonces perdieron la mayoría absoluta en el pleno municipal (13 ediles contra 14). Sin duda el gran beneficiado de ello fue Ciudadanos, quien ha acabado decidiendo muchos asuntos municipales desde la oposición.

“El tripartito actual muestra una falta total de toma de acciones. Tienen tantas diferencias de criterio entre ellos, que luego no adoptan ninguna decisión. Seguimos con el problema del Mercado y sin playa para perros. Ahora están haciendo la peatonalización de la Corredera contra la opinión de los comerciantes y vecinos” nos comenta Durá.

Aún con todo, parece que el nuevo tripartito de Elche sí ha conseguido una mínima estabilidad en el gobierno y todo apunta a que terminarán esta legislatura unidos. Aunque nunca se sabe lo que podría pasar en los 12 meses restantes.

TORREVIEJA (84.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (4 concejales), Los Verdes (4), Sueña (2), APTCe-I (1) y EU (1)

Oposición: PP (11) y Ciudadanos (2)

Alcalde: José Manuel Dolón (Los Verdes)

PLENO FINAL:

Gobierno: PSOE (4 concejales), Los Verdes (4), APTCe-I (1) y EU (1)

Oposición: PP (11), Sueña (2) y Ciudadanos (2)

Alcalde: José Manuel Dolón (Los Verdes)

Sin cambio de alcaldía en Torrevieja
En Torrevieja se quebró el pentapartito y pactaron una alcaldía rotatoria que nunca rotó

La tercera localidad más poblada de la provincia vio cómo se constituía un pentapartito tras las elecciones de 2015, lo cual arrebataba la alcaldía al PP por primera vez desde 1988. José Manuel Dolón fue investido alcalde, con la promesa de ceder el puesto al PSOE a mitad de legislatura.

Las cosas se torcieron cuando ya llevaban un año de mandato. El partido local Sueña Torrevieja anunció su decisión de abandonar el gobierno por distintos desacuerdos. Según expresaron sus representantes “tenemos la sensación de que no se están poniendo las personas y la ciudad por encima de otros intereses”.

Esta ruptura complicó la investidura de la socialista Fanny Serrano, quien a priori debía ser nombrada alcaldesa en junio de 2017. “Yo creo que Sueña no habría permitido la vuelta del PP, pero aun así no podíamos arriesgarnos. Lo importante aquí no son los nombres, y a mí no me hace falta ser alcaldesa para sentirme relevante en este gobierno”, nos cuenta Serrano en declaraciones a este periódico.

Presupuestos
«La política española debe acostumbrarse a los pactos y consensos. Las mayorías absolutas ya son historia» F. Serrano (PSOE Torrevieja)

Por tanto, a falta de un año para las elecciones, el gobierno torrevejense sigue compuesto por cuatro partidos, con el mismo alcalde y en minoría. “Es factible gobernar sin mayoría, casi todos los asuntos se pueden aprobar en la Junta de Gobierno sin pasar por el pleno” nos asegura la vicealcaldesa Fanny Serrano.

Aún así, sacar los presupuestos municipales ha sido un auténtico quebradero de cabeza. Las cuentas de 2016 y 2017 nunca se llegaron a aprobar, por lo que el Ayuntamiento tuvo que prorrogar las de 2015 (elaboradas en el anterior mandato). Una situación insólita que acabó este pasado febrero cuando el pleno dio el visto bueno al presupuesto de 2018.

“En el futuro no va a haber monopolio de ningún partido en España. Tenemos que acostumbrarnos a la pluralidad, sobre todo en los municipios grandes. Estamos condenados a entendernos, o al menos a buscar consensos” sentencia Serrano.

ORIHUELA (80.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PP (11 concejales)

Oposición: PSOE (8), Ciudadanos (3), EU (2) y FDEE (1)

Alcalde: Emilio Bascuñana (PP)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PP (11) y Ciudadanos (3)

Oposición: PSOE (8), EU (2) y FDEE (1)

Alcalde: Emilio Bascuñana (PP)

Cierta estabilidad en Orihuela

Orihuela quizás está siendo la ciudad con más estabilidad política entre las principales de la provincia. Aún así, la polémica no ha estado ni mucho menos exenta durante este mandato.

Después de una legislatura bastante movida con un tripartito y Monteserrate Guillén (Los Verdes) como alcalde, el PP recuperaba la alcaldía en 2015. Todo ello a pesar de que los populares habían perdido votos y un concejal respecto a las elecciones de 2011.

La diferencia es que en esta ocasión el resto de partidos no lograron alcanzar ningún tipo de acuerdo previo. Emilio Bascuñana fue investido alcalde con 11 votos a favor. Aunque en un principio Ciudadanos decidió formar parte de la oposición, el partido naranja cambió de opinión a mitad de la legislatura.

Luchas internas en el PP
En Orihuela las divisiones internas del PP han marcado la legislatura, e incluso reformas del gobierno

Desde entonces el bipartito oriolano se aseguró la mayoría absoluta en las votaciones, lo cual ha significado una relativa estabilidad para el Ayuntamiento sobre todo si se compara con otras poblaciones.

No obstante, aquí las polémicas se han generado dentro del propio PP. En pleno proceso de elección interna de un nuevo presidente local del partido, el alcalde Bascuñana efectuó una reorganización del Ayuntamiento y retiró el área de Deportes al candidato Dámaso Aparicio para otorgársela al otro candidato Víctor Valverde.

El enfrentamiento interno llegó a su punto más candente cuando el mismo Aparicio denunció a Bascuñana ante la dirección del partido acusando al alcalde de haber espiado sus whatsapps.

Finalmente la dirección popular desestimó esta denuncia, pero la grieta interna es evidente. Hasta el punto que tanto Aparicio como la concejala de Educación, Begoña Cuartero, se han levantado hasta dos veces del pleno municipal para restarle dos votos al grupo popular. En una de ellas se debatía una reprobación institucional contra el propio Bascuñana.

Mientras, la oposición ha acusado insistentemente al alcalde de utilizar las instituciones públicas para librar sus guerras internas.

SAN VICENTE DEL RASPEIG (57.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (5), Guanyar (4), Sí se puede (3) y Compromís (3)

Oposición: PP (7) y Ciudadanos (3)

Alcalde: Jesús Villar (PSOE)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PSOE (5), Guanyar (4) y Compromís (3)

Oposición: PP (7), Sí se Puede (2), Ciudadanos (2) y no adscritos (2)

Alcalde: Jesús Villar (PSOE)

División en el PSOE de San Vicente

San Vicente del Raspeig fue gobernada durante 13 años por la popular Luisa Pastor (fallecida el pasado 18 de abril a causa de un cáncer). En 2015 el PP volvió a ser la fuerza más votada  pero hasta cuatro partidos de izquierda se unieron para formar un cuatripartito con el socialista Jesús Villar de alcalde.

Los problemas comenzaron cuando la concejala Auxi Zambrana (Sí se puede), quien llevaba el área de Recursos humanos, fue expulsada del gobierno a petición de los propios funcionarios por conflictos laborales con las pagas y los horarios.

Zambrana se negó a renunciar al acta de concejala y continuó como no adscrita en la oposición. Poco después el alcalde Villar también retiró las competencias a los otros dos ediles de Sí se Puede, alegando que tenían sus áreas paralizadas y que se negaban a asumir Recursos humanos.

Pérdida de la mayoría

Aunque el gobierno se quedaba desde entonces en minoría plenaria, el alcalde aún tendría que sufrir un conflicto mucho más intenso en el seno de su propio partido.

El concejal socialista Manuel Martínez (precisamente quien había asumido Recursos humanos) dimitió en diciembre de 2017 en medio de públicas confrontaciones contra el alcalde y su compañero de partido José Luis Lorenzo (concejal de Deportes).

Desde entonces el PSOE sanvicentero se encuentra inmerso en una profunda división, hasta el punto de que estuvieron cerca de perder un concejal en el pleno cuando Sonia Sánchez amenazó con pasarse también al grupo mixto. Finalmente, acabó renunciando a su acta.

SANTA POLA (31.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (4), Compromís (3), Ciudadanos (2), SSPSP (1) y EU (1)

Oposición: PP (9) y Ciudadanos (1)

Alcaldesa: Yolanda Seva (PSOE)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PSOE (4), Compromís (3), SSPSP (1) y EU (1)

Oposición: PP (9), Ciudadanos (1) y no adscritos (2)

Alcaldesa: Yolanda Seva (PSOE)

Ciudadanos se dividió en Santa Pola
En la investidura de Santa Pola dos ediles de Ciudadanos se saltaron la disciplina de partido

Lo ocurrido en la investidura inicial de Santa Pola fue noticia a nivel nacional. Aunque PSOE, Compromís, Sí se Puede Santa Pola (SSPSP) y EU habían llegado a un acuerdo de gobierno, en principio el grupo de Ciudadanos optaba por abstenerse. Por tanto, se esperaba un empate a nueve votos entre la candidata socialista Yolanda Seva y el popular Miguel Zaragoza. Al ser éste último el más votado, la alcaldía recaería en él.

Sin embargo, dos concejales de Ciudadanos decidieron saltarse la disciplina de partido y votar por la socialista Yolanda Seva para evitar que se mantuviera Zaragoza como alcalde. Tras su cambio de voto entraron a formar parte del nuevo gobierno. “Yo había oído rumores, pero de verdad no esperaba que esto sucediera” nos cuenta Eva Mora, la única edil de Ciudadanos que siguió las instrucciones del partido.

La agrupación naranja expulsó a los dos ediles (Francisco Soler e Ignacio Soler) y reclamó que el cuatripartito en el gobierno les quitara las competencias. Esto no ocurrió hasta otoño de 2017, cuando un juzgado obligó al Ayuntamiento a quitarles dichas responsabilidades por considerarlo un fraude de ley.

Sospechas varias

Sin embargo, hay sospechas entre la oposición de que en la práctica ambos concejales tránsfugas siguen metidos en el gobierno. “En la sombra claramente intentan seguir dentro. Parece que Paco Soler ahora va más por libre, pero Ignacio Soler siempre suele votar con el cuatripartito. Incluso en la manera de expresarse, habla como un edil del gobierno” asegura Mora.

“A pesar de todo, yo llegué a valorar el cambio en el Ayuntamiento como positivo. Los cuatro partidos de izquierdas venían hablando de una época nueva de participación ciudadana. Pero a la hora de la verdad, con temas como el Plan de Humanización o los chiringuitos no han contado ni con los comerciantes, vecinos ni grupos de la oposición” nos comenta Mora.

Por otra parte, cabe señalar que el alcaldable popular Miguel Zaragoza está actualmente imputado por un tema de prevaricación, malversación y cohecho relacionado con la clínica privada Gran Alacant.

Mora avisa que “este asunto va a condicionar futuros acuerdos de Ciudadanos con el PP. Los populares siguen manteniendo a Miguel Zaragoza como concejal, y nosotros no admitimos que imputados ostenten cargos públicos”.

NOVELDA (27.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (6 concejales) y UPyD (6)

Oposición: PP (5), Compromís (3) y GN (1)

Alcalde: Fran Martínez (PSOE)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: UPyD (5), PP (5) y no adscritos (1)

Oposición: PSOE (6), Compromís (3) y GN (1)

Alcalde: Armando Esteve (no adscrito)

Carrera ´desenfrenada` en Novelda

La legislatura de Novelda no ha tenido freno en ningún momento.  Las elecciones fueron ganadas por el PSOE, que firmó un pacto de gobierno con UPyD. El socialista Fran Martínez fue investido nuevo alcalde.

Sin embargo, poco más de un año después UPyD presentó una moción de censura alegando que los socialistas estaban incumpliendo reiteradamente el acuerdo firmado. Con el apoyo del PP el candidato magenta Armando Esteve fue investido nuevo alcalde.

El pasado marzo Esteve anunciaba su sorprendente decisión de dejar UPyD (aunque no la alcaldía) y poco después solicitó la afiliación a Ciudadanos. Sin embargo, el partido de Albert Rivera le denegó el ingreso.

La formación magenta exigió públicamente a Esteve que dimitiera como alcalde. No obstante, los otros cinco concejales de UPyD siguen formando parte del equipo de gobierno junto al propio alcalde y al PP.

ALMORADÍ (20.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (4 concejales) y EU (3)

Oposición: PP (7) y Ciudadanos (3)

Alcalde: Jaime Pérez (PSOE)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PP (7) y Ciudadanos (3)

Oposición: PSOE (4) y IU (3)

Alcaldesa: María Gómez (PP)

De izquierda a derecha en Almoradí

En la tercera localidad más poblada de la Vega Baja también se produjo una moción de censura a mitad de legislatura. En este caso, fue conjunta de PP y Ciudadanos contra el alcalde socialista Jaime Pérez.

Hasta entonces estaba gobernando un bipartito de izquierdas compuesto por PSOE y IU, pero desde enero de 2017 la popular María Gómez ostenta la alcaldía mientras que la portavoz naranja María Quiles es la vicealcaldesa.

Se da la circunstancia de que sobre la alcaldesa Gómez pesa una denuncia (presentada por el exalcalde Pérez) por pagar presuntamente unos sobresueldos al exsecretario del Ayuntamiento. Según el pacto de gobierno firmado con Ciudadanos, si dicha denuncia llegara a juicio la regidora se ha comprometido a ceder la vara de mando a Quiles.

ALBATERA (12.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (6 concejales), Ciudadanos (2) y UPyD (1)

Oposición: PP (8)

Alcaldesa: Rosa Guillén (PSOE)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PP (8)

Oposición: PSOE (5), Ciudadanos (2), UPyD (1) y no adscritos (1)

Alcaldesa: Ana Serna (PP)

Tres alcaldesas distintas en Albatera
Albatera ha tenido ya tres alcaldesas en la legislatura, del PSOE, UPyD y PP

Hasta tres alcaldesas distintas han sujetado la vara en Albatera durante esta legislatura. A raíz de un pacto entre PSOE, Ciudadanos y UPyD se estableció un tripartito en el gobierno que dejó en la oposición al PP.

Según dicho acuerdo, la alcaldesa socialista cedió el puesto durante el tercer año a la portavoz magenta Rosario Ballester, y en el último año debía retornar al PSOE.

No obstante, la concejala Mila Pérez abandonó las filas socialistas y votó en blanco en la nueva investidura. Al no alcanzarse la mayoría absoluta, la popular Ana Serna heredó el cargo como representante de la lista más votada.

SAN FULGENCIO (8.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PP (7 concejales)

Oposición: PIPN (2), PSOE (2), APSFU (1), y UPyD (1)

Alcalde: Carlos Ramírez (PP)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: UPyD (1) y no adscritos (6)

Oposición: PIPN (2), PSOE (2), PP (1) y APSFU (1)

Alcalde: Carlos Ramírez (no adscrito)

Condenado en San Fulgencio

Incluso en una de las pocas localidades alicantinas con un gobierno que disfrutaba de mayoría absoluta, también se han visto tremendas grescas.

El alcalde Carlos Ramírez de San Fulgencio fue condenado judicialmente a ocho años y medio de inhabilitación por un delito de prevaricación. El Partido Popular pidió su dimisión y le expulsó del partido, al igual que a seis concejales que le apoyaron.

Actualmente Ramírez sigue como alcalde y está a la espera de que el juzgado resuelva el recurso judicial que ha interpuesto contra su condena.

COX (7.000 habitantes):

PLENO INICIAL:

Gobierno: PSOE (3 concejales), Ciudadanos (2) y EU (1)

Oposición: PP (6) y Compromís (1)

Alcalde: Miguel Ángel Gambín (Ciudadanos)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PSOE (3 concejales), Ciudadanos (2), Compromís (1) y EU (1)

Oposición: PP (6)

Alcalde: Francisco Cámara (PSOE)

Un pacto más estable en Cox

La investidura de Cox también trajo polémica. Los candidatos Gambín y Cámara, de Ciudadanos y PSOE respectivamente, decidieron pactar una alcaldía rotatoria de dos años.

El problema es que necesitaban también el voto de la concejala Beatriz Nadal, de Compromís, cuando la formación de Albert Rivera prohíbe específicamente los pactos de gobierno con dicha formación política.

Aunque Nadal pasó a la oposición oficialmente, hubo muchas controversias sobre si regentaba el área de Medio ambiente. Incluso en una entrevista radiofónica ella llegó a presentarse como tal.

Acaba una etapa en San isidro

Un caso realmente curioso se dio en la localidad vegabajense de San Isidro, con apenas 2.000 habitantes censados. El alcalde socialista Damián Sabater decidió renunciar al cargo asegurando que ya había cumplido “prácticamente todo mi programa electoral”.

Desde el pasado mes de marzo le sustituyó su compañero de partido Manuel Gil al frente del Ayuntamiento.

DIPUTACIÓN (1.825.000 habitantes)

PLENO INICIAL:

Gobierno: PP (16 diputados)

Oposición: PSOE (11), Compromís (3), Ciudadanos (1) y EU (1)

Presidente: César Sánchez (PP)

PLENO ACTUAL:

Gobierno: PP (16 diputados)

Oposición: PSOE (11), Compromís (3), EU (1) y no adscritos (1)

Presidente: César Sánchez (PP)

Sepulcre ´sostiene` a la Diputación
«Es lamentable que el PP sostenga a un tránsfuga en la Diputación para mantener su cortijo» J. M. Penalva (Compromís)

Por último, no podemos olvidarnos de la institución que representa a toda la provincia de Alicante. La Diputación tampoco ha estado exenta de polémicas, pues desde 2016 Fernando Sepulcre (único representante de Ciudadanos) fue expulsado de su partido por supuestamente haber intentado cargar gastos improcedentes a la formación.

Sepulcre se negó a dimitir y continúa desde entonces como diputado no adscrito. Precisamente fue él quien había dado a César Sánchez la mayoría absoluta necesaria para ser investido presidente de la Diputación.

“Esto es un pacto de un gobierno con un tránsfuga. El PP ha comprado la voluntad de Sepulcre introduciéndole en todos los organismos autónomos para que esté contento y aperciba más remuneraciones. La Diputación es un cortijo del Partido Popular” nos asegura el diputado provincial José Manuel Penalva, de Compromís

Caso Miguel Zaragoza

Oficialmente Sepulcre no tiene ninguna competencia en el gobierno provincial, que ostenta el Partido Popular en minoría. Sin embargo, Penalva denuncia que en los asuntos importantes el diputado no adscrito siempre vota a favor del equipo presidido por César Sánchez.

“Para que exista un tránsfuga tiene que existir un gobierno que lo ampare. Si no le hubieran regalado tantos favores estoy seguro que el PP habría perdido muchas votaciones importantes” defiende Penalva.

Por otra parte, el diputado Miguel Zaragoza está imputado (como antes contábamos) pero no ha renunciado a su acta. En el caso de que lo hiciese, su puesto sería ocupado por el sanfulgentimo Carlos Ramírez, quien también hemos contado que ya fue expulsado del PP.

Por tanto, de producirse dicha dimisión los populares perderían un nuevo escaño en el hemiciclo. “Al PP le gusta variar las líneas rojas según sus conveniencias. Siguiendo su propio código ético tenían que haber expulsado a Zaragoza, pero yo creo que no lo harán”, opina Penalva en relación a este tema.