El Hospital Vinalopó utiliza toxina botulinica para reducir una hernia gigante

Gracias a esta técnica, que produce una parálisis de la musculatura de la pared abdominal, se puede disminuir el defecto y la presión del abdomen

- Escrito el 01 septiembre, 2017, 10:52 am
7 mins
  • Cirugía General y Abdominal ha incorporado también la Técnica de separación de componentes para tratar hernias gigantes. Esta técnica consigue un avance de la placa muscular de varios centímetros de cada lado evitando la necesidad de extensos colgajos subcutáneos
  • El centro pone en marcha una Unidad multidisciplinar para el tratamiento de patologías complejas de la Pared Abdominal que cuenta con la colaboración del Servicio de Cirugía del Hospital General Universitario de Elche y sigue las pautas del Hospital de La Fe

Las hernias o eventraciones gigantes producen cambios atróficos de la musculatura de la pared abdominal anterior con un importante deterioro de la calidad de vida diaria. El tratamiento de estas hernias supone un difícil reto porque no solo se ha de conseguir el cierre del defecto, sino hacerlo sin tensión y persiguiendo la mayor funcionalidad posible de la pared abdominal. Esto no siempre se logra con el uso exclusivo de los materiales sintéticos existentes (mallas de diferentes tipos).

El Hospital Universitario del Vinalopó ha intervenido recientemente a dos pacientes con técnicas que hasta la fecha no se habían utilizado en la ciudad de Elche. Se trata de la infiltración muscular con toxina botulínica A y la Técnica de Separación de Componentes, dos técnicas que permiten un nuevo abordaje de patologías complejas de la pared abdominal.

Infiltración muscular con toxina botulínica A

Por primera vez en la ciudad, el Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario del Vinalopó ha corregido, con la colaboración del Servicio de Cirugía del Hospital General Universitario de Elche, una hernia gigante utilizando la infiltración muscular con toxina botulínica A, una técnica novedosa en la ciudad con grandes beneficios para este tipo de pacientes.  Se trata de inyectar la toxina en los músculos laterales del abdomen provocando su relajación o parálisis y facilitando con ello la disminución del defecto de la pared abdominal y la presión dentro del abdomen. Este efecto es máximo a los 30-45 días de la infiltración y persiste durante cuatro o seis meses, siendo totalmente reversible a partir de este periodo.

La paciente intervenida en el Hospital del Vinalopó fue una mujer de 50 años que había sido infiltrada con la toxina un mes antes.

La toxina actúa impidiendo la liberación de la sustancia que interviene en la contracción muscular, produciendo una parálisis parcial del músculo. Ello permite realizar con mayor facilidad y seguridad reparaciones de grandes defectos de la pared abdominal o, al menos, reducir su tamaño, disminuyendo también la presión intraabdominal tras la reintroducción del contenido herniario.

Técnica de Separación Anatómica de Componentes (SAC)

En este sentido, el mismo equipo ha realizado una eventroplastia asociada a Separación Anatómica de Componentes (SAC). Esta técnica puede corregir de manera más funcional grandes defectos de la pared abdominal, consiguiendo cerrar totalmente el defecto con la propia pared del paciente o al menos disminuir el tamaño de este defecto. “Se trata de realizar un abordaje de los tejidos de forma escalonada, como en abanico, de esta manera el tejido queda más extendido y cede más por lo que a la hora de cerrar la pared abdominal, la tensión es mucho menor y el vacío restante también”, explica el Dr. Juan Andreu, cirujano del Hospital del Vinalopó. El Dr. Andreu contó con la ayuda y participación del Dr. García Peche, del General Universitario de Elche, que se desplazó hasta los quirófanos del Vinalopó para participar en la intervención.

Gracias a esta técnica se consigue un avance de la placa muscular de varios centímetros de cada lado evitando la necesidad de extensos colgajos subcutáneos y preservando una significativa porción del aporte vascular de la pared.

El paciente intervenido fue un varón de 47 años con una hernia gigante y multirrecidivada es decir, intervenida en numerosas ocasiones.

Estos pacientes presentan hernias con defecto mayor de 10 o 15 cm y gran volumen, lo que no permite la reintroducción de su contenido en la cavidad abdominal ya que supondría una presión intraabdominal que podría llegar a ser incluso incompatible con la vida.

Trabajo multidisciplinar e interdepartamental

El Hospital Universitario del Vinalopó pone en marcha, de esta forma, una Unidad Multidisciplinar en la que colaboran servicios como Cirugía General, Cirugía Plástica, Anestesia o Rehabilitación y que cuenta con la colaboración del Servicio de Cirugía del Hospital General Universitario de Elche y sigue las pautas marcadas por la Unidad de Pared Abdominal del Hospital Policlínico La Fe de Valencia.

Esta Unidad abre camino a la “colaboración directa” con intervenciones conjuntas en ambos hospitales por equipos mixtos de ambos departamentos. Una colaboración que ya se hace de manera habitual entre los Departamentos de Torrevieja y Vinalopó.

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUÍenCrevillent.com