Compromís per Crevillent: «Sigue el descontrol del Gobierno Local sobre el cumplimiento de los contratos públicos»

Compromís: “El Gobierno local del PP deja pasar el plazo de garantía de las obras de urbanización de la calle Sierpe y aledaños sin que se exija a la empresa la reparación de las deficiencias de las obras”

- Escrito el 15 junio, 2018, 8:00 am
3 mins

El Grupo municipal de Compromís pedirá al Gobierno del PP que se revise el estado de las calles que se asfaltaron a finales de 2017 en el proyecto de acondicionamiento de plaza en calle Sierpe y aledaños, en las que en algunos puntos a los pocos días de finalizada la obra ya se había levantado el asfalto.

Las deficiencias de esta obra, que fueron recepcionadas  con el visto bueno del Ayuntamiento el 24/11/2017, ya fueron puestas en conocimiento del Concejal responsable de obras, Manuel Moya, por parte de Compromís en el Pleno Municipal del mes de enero, dos meses después de la recepción de las obras. Ahora pasados seis meses ni se ha reparado, ni se tiene ninguna constancia de que se haya requerido a la empresa la reparación de las obras mal ejecutadas, durante los seis meses de garantía que se estipulan, tanto en el pliego de condiciones como en el contrato suscrito con la empresa constructora, plazo que ya esta vencido.

La realidad a día de hoy, es que en C/ Marchantero, C/ Canonge Manchon, y C/ Sierpe, sigue levantado el asfalto, poniendo de manifiesto que el reasfaltado realizado supone una capa de escasamente 2 centímetros, cuando en el proyecto se establece una capa de aglomerado de 4 cm. de espesor. Y en algunos puntos de estas calles se aprecia junto al bordillo que quedan puntos donde ni siquiera se llego a poner material para el recrecido.

El Concejal de Compromís Marcelino Giménez, denuncia que esta es una muestra más del descontrol y la incapacidad del Gobierno del PP en ejercicio de sus funciones, que a pesar que se les avisó en el Pleno, y en la Comisión de Obras, aportando fotos de las deficiencias, han dejado que pasen los seis meses de garantía sin inspeccionar las obras, ya que se aprecia a simple vista, las deficiencias y la mala ejecución.

 Dada esta situación, solo queda que por parte del actual Alcalde y de su equipo de Gobierno se asuman las responsabilidades políticas que les corresponden  ante la mala ejecución de esta obra y la falta de control de la misma en una obra que han pagado todos los crevillentinos.