El Alcalde de Crevillent César Augusto Asencio recibe a Pascual Lillo para hacerle entrega de un presente en nombre de la ciudad hermana Fontenay-Le-Comte con motivo del 50 aniversario del Jumelage

En la mañana del martes 12 de junio, el Alcalde de la localidad César Augusto Asencio y la concejal de Fiestas Loreto Mallol, recibían en la Casa Consistorial a Pascual Lillo Oliver, antiguo alcalde de la Villa de Crevillent y precursor del hermanamiento con la ciudad francesa Fontenay-Le-Comte

- Escrito el 14 junio, 2018, 8:00 am
2 mins
En la recepción también estuvieron el Presidente y Vicepresidente de la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos San Francisco de Asís, José Ángel Asencio y Luís Manchón

El pasado mes de mayo, una representación de cargos del Ayuntamiento de Crevillent, miembros de la Asociación de Fiestas San Francisco de Asís, alumnos de los institutos de la localidad, festeros y músicos se desplazaron hasta la ciudad francesa Fontanay-Le-Comte para participar en sus fiestas y conmemorar el 50 Aniversario desde que empezó el hermanamiento entre ambas localidades.

César Augusto Asencio, Alcalde de Crevillent, y José Ángel Asencio, Presidente de la Asociación de Fiestas, hacían ayer entrega en nombre de la ciudad hermanada, de un recordatorio y un DVD de imágenes de estos 50 años a Pascual Lillo Oliver, como reconocimiento al Alcalde que en el año 1968 impulsó el hermanamiento entre ambas poblaciones.

Asencio agradecía a Pascual Lillo su asistencia y le felicitaba por su buen hacer, que ha llevado a perpetuar este hermanamiento durante medio siglo.

Por su parte, José Ángel Asencio, aprovechaba para hacer también entrega de un distintivo en nombre de la Asociación de Fiestas San Francisco de Asís, en reconocimiento al Alcalde que inició las fiestas de Moros y Cristianos en Crevillent y que ya han cumplido más de 50 años de Festa.

Pascual Lillo se mostraba muy agradecido durante el acto, aportando anécdotas y recordando cómo surgió el Jumelage; pregunta que muchos de los crevillentinos y festeros se habrán hecho alguna vez.

Según comentaba Lillo, hace 50 años surgió la ocasión de poder salir al extranjero ante la iniciativa y petición de André Forens, por entonces alcalde de Fotenay-Le-Comte y con quien mantuvo una relación muy estrecha hasta su fallecimiento, relación que a día de hoy mantiene con su mujer y familia.