Un acto voluntario y altruista que salva vidas

Según datos de la Fundación Josep Carreras, España cuenta con más de 175.792 donantes, una cifra que en los dos últimos años ha aumentando en más de un 70% gracias al Plan Nacional de Médula Ósea

- Escrito el 03 octubre, 2017, 10:50 am
9 mins

El tercer sábado de cada mes de septiembre se celebra el Día Mundial del Donante de Médula ósea y Sangre de Cordón Umbilical, una iniciativa de la World Marrow Donors Association (WMDA). Su objetivo es recordar a los ciudadanos de todo el mundo la importancia de la donación de médula ósea (progenitores hemopoyéticas o células madre sanguíneas). Según datos de la Fundación Josep Carreras, una entidad que lucha para conseguir que la leucemia sea una enfermedad curable, España cuenta con más de 175.792 donantes, una cifra que en los dos últimos años ha aumentando en más de un 70% gracias al Plan Nacional de Médula Ósea.

Este Plan, que fue puesto en marcha en enero de 2013 por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), en colaboración con la Fundación Josep Carreras y la ayuda de profesionales y asociaciones de pacientes, tiene como objetivo duplicar el número de donantes hasta alcanzar los 200.000 en tan solo 4 años, para lo que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad destinó, entre los años 2013 y 2014, alrededor de dos millones de euros. Los resultados son esperanzadores y muestran que el objetivo de los 200.000 donantes de médula no es un reto imposible.

5.000 casos anules de leucemia en España

Según la Asociación Mundial de Registros de Donantes de Médula Ósea (WMDA en sus siglas en inglés), en España 5.000 personas son diagnosticadas cada año de cáncer de sangre, una enfermedad comúnmente denominada como leucemia. El cáncer de sangre o leucemia es una enfermedad maligna que provoca una proliferación incontrolada de una población anómala de células de la sangre. Estas células infiltran la médula ósea, impidiendo la producción de las restantes células normales, e invaden la sangre y otros órganos, dando lugar a complicaciones severas que pueden acabar con la vida del paciente, aunque todo depende del tipo de leucemia que este padezca, de la edad del paciente y de la rapidez con la que se diagnostique la enfermedad. Para superarla, muchos de estos pacientes necesitarán un trasplante de médula ósea, un procedimiento que exige un elevado porcentaje de compatibilidad entre el donante y el receptor.

Según el Instituto Nacional del Cáncer sobre el tratamiento de leucemia, las personas que tienen algún parentesco familiar son las que más probabilidades tienen de ser compatibles y, dentro del grupo familiar, los hermanos son los mejores donantes para un paciente que necesita un trasplante de células progenitoras de la sangre, popularmente conocido como trasplante de médula ósea.

Tan solo entre un 25% y un 30% de los pacientes logra encontrar un familiar compatible, de modo que la alternativa es recurrir a los donantes voluntarios inscritos en los registros internacionales de donantes

Sin embargo, tan solo entre un 25 y un 30% de los pacientes logra encontrar un familiar compatible, lo que quiere decir que las posibilidades de compatibilidad entre familiares son escasas. La alternativa a esta carencia de donante familiar es recurrir a los donantes voluntarios inscritos en los registros internacionales de donantes, que constituyen la “Bone Marrow Donors Wordwilde” (BMDW), una red que, según el Instituto Nacional de Cáncer, cuenta en la actualidad con más de 29 millones de donantes efectivos.

¿En qué consiste la donación de médula ósea?
El procedimiento de donación de médula ósea se puede realizar a través de una donación de sangre periférica o mediante una punción en el hueso de la cadera

Tal y como se explica en el portal web fcarreras.org, para la extracción de médula ósea existen dos procedimientos. En el primero de ellos se realiza una citoaféresis o donación de sangre periférica, un proceso que es utilizado en el 70% de los casos. Mediante este procedimiento, las células madre circulantes en la sangre se extraen de forma selectiva, devolviendo el resto de la sangre al donante. Una vez finalizada la donación, el producto obtenido se administra al paciente como si se tratara de una transfusión. Si el procedimiento resulta exitoso, las células madre anidarán en la médula ósea de los huesos del receptor para producir células de la sangre sanas.

Una alternativa a este procedimiento, consiste en realizar una punción en las crestas ilíacas (en el hueso de la cadera). En este caso, la médula se extrae del hueso de un donante mediante una punción. Este último procedimiento es utilizado en el 30% de los casos. En cualquier caso, la forma de extracción de las células se valorará según las necesidades del paciente y la opinión del donante.

Requisitos para ser donante
Cualquier persona entre 18 y 55 años de edad, residente en España, que goce de buena salud y se haya informado debidamente sobre el procedimiento de extracción, puede inscribirse como donante de médula ósea

En España, la donación de médula ósea se rige por el principio de solidaridad internacional, siendo este un acto voluntario y altruista. El procedimiento para donar médula ósea es relativamente sencillo, aunque tal y como se recomienda en el portal web de la Fundación Josep Carreras, la información sobre la donación requiere una lectura relajada, ya que el donante se debe informar correctamente de los procedimientos de extracción existentes y los riesgos que estos pueden conllevar. Cualquier persona entre 18 y 55 años de edad, residente en España y que goce de buena salud, puede inscribirse como donante de médula ósea.

Antes de someterse a este procedimiento, muchas personas se preguntan si este puede tener efectos adversos. No obstante, tal y como se informa desde la fundación, los donantes deben saber que el único efecto secundario de la donación de médula ósea mediante punción es el posible dolorimiento de la zona, que normalmente desaparece en menos de 48 horas y se controla con analgésicos comunes. Como la punción se efectúa en quirófano y bajo anestesia general, es indolora y tiene el mismo riesgo que cualquier operación que implique una anestesia general de corta duración.

Las universidades se suman a la causa

Las universidades españolas aportan su granito de arena animando a todos sus estudiantes a convertirse en donantes, tanto de sangre como de médula ósea. Así, el pasado mes de febrero, la Universidad Miguel Hernández (UMH) celebró una jornada de donación en la que se superaron las 250 extracciones de sangre. Asimismo, más de un centenar de estudiantes mostraron su lado más solidario convirtiéndose en donantes potenciales al inscribirse en el archivo internacional de donantes de médula ósea. Un acto totalmente desinteresado que puede salvar la vida de aquellos que necesitan con urgencia un trasplante para seguir viviendo.